Niveles de Consciencia Parte 1

No es la historia personal de un Ser, es el recorrido de la Ley de evolución, hasta que el ser llega al reconocimiento de su verdadero Ser. Este es el desarrollo mental, emocional del Hombre. Son siete etapas que constituyen su formación en la forma, hasta que la conoce y la puede finalmente trascender, haciéndose libre de su Yo y replegándose hacia el Sí Mismo, su verdadera esencia. Este es el viaje, el camino hacia Sí Mismo:


PRIMER NIVEL

Todos partimos de este nivel, con un sistema de creencias nacidas en la cultura, que le apoyará en su proceso. Le serán dadas algunas herramientas para que las utilice, descubriendo a través de la lucha, las acciones que sirven y las que no sirven. El mismo, elaborará su hábitat con los instrumentos que tiene y con la experiencia hasta allí acumulada. Su aprendizaje es casi que instintivo-agresivo, con mucho temor, incluido el temor a la muerte. Mantiene la necesidad de huir, de escaparse de todo cuanto amenaza su supervivencia. Aquí surgen todos los miedos y por ende, todos los apegos.

-Miedo a la muerte - apego a la vida.

-Miedo a la soledad - apego al sexo.

-Miedo a la pérdida - atesoramiento de cosas.

-Miedo a las inseguridades - Búsqueda de seguridad en la vida externa.

-Miedo a no ser aceptado - Busca aliarse.


Y, de este miedo al miedo, surge la ansiedad, la angustia. El cerebro cumple aquí su cometido ya que inyecta adrenalina a la sangre, suficientemente para forzar al cuerpo a que se fuerce en la supervivencia.

La emotividad guía su vida. Las emociones de venganza reclaman justicia divina. Comienza a desarrollarse la Fe y el concepto de que no nos merecemos los castigos divinos, así que se reclama la justicia divina, y se cree que la justicia divina equivale a que llegue todo bien sobre el hermano porque hay un Dios que está de su parte.


Aquí surge la creencia de pecado y karma. Entonces la información es:


"Hay que ganarse el pan con el sudor de la frente"

"Parirás con dolor a tus hijos"

"Polvo eres y en polvo te convertirás"


Esta es la orden del cerebro del hombre que sólo persigue la supervivencia. En esta etapa, el complejo de culpa no se hace esperar, porque claro, el hombre es culpable de la ira de Dios. Es pues, la agonía de la vida, la lucha por sobrevivir y la relación con un Creador, que está basada en la dualidad de lo bueno y de lo malo.

No hay conciencia de evolución. Su discurso mental, emocional es:


"Sólo, por la gracia de Dios, estoy vivo."

"Sólo, por su protección, sobrevivo."

"El mal es un castigo, el bien es un premio."

"Dios tiene la culpa de todo", ya sea porque quita, ya sea porque da. Ninguna razón, ni lógica, supera esta información. Todo lo que se ama se teme y se ama porque se tiene y se teme perderlo.



SEGUNDO NIVEL

Es el poder sobre otros

Es el poder del sexo

Es el poder del dinero

La ambición y la comodidad

En este nivel, se vuelve más racional, más obediente a las normas y leyes. Se organiza en la sociedad, en la cultura y en un credo que le brinde comodidad. Desea que sus deseos sean satisfechos. Le domina su ego; sus ambiciones son constantemente satisfechas.


El discurso en esta etapa es: "Quiero más". Es el ansia de figurar, de tener más, aunque tenga lo suficiente. No hay control en el tener; no es la lucha por la supervivencia, sino la lucha por conseguir lo que se desea. En el nivel de la competencia, la información es:

"Debes ser el mejor"

"Debes triunfar y alcanzar metas"

"Debes conseguir lo mejor"

"Si no ambicionas, nada podrás llegar a ser o a conseguir"


Es la fase fundamental de la comodidad y de cómo algunos dicen "Los pequeños placeres que nos merecemos tener". El poder y todo lo que de él se saca, hace que cubra sus caprichos, aún pasando por necesidades propias o de quienes los rodean, o confundiendo necesidad con comodidad; una comodidad que le sugiere ser merecedor de lo mejor, ya que lo que importa es que el ego satisfaga lo que cree que es justo para él. Es el desarrollo del ego de los padres hacia los hijos. Aquellos "buenos" padres que premian al hijo por lo bueno de sus actos, satisfaciendo todo deseo, aunque sólo sea un capricho sus fantasías, pero que cubran sus deseos de tener.

La sociedad y la cultura en la que se desarrolla, lo premian, abren sus puertas a quien así actúa, dándole la aceptación por la adquisición de sus poderes terrenales.

Las condiciones del juego entre el y la cultura son magníficas y este es el juego de: Quién es el mejor, a nivel económico, físico, intelectual, para saber quién desarrolla más las cualidades del poder, incluido el poder que desarrollan aquellos que ellos creen, están más cerca de Dios, por los conocimientos adquiridos. Es la competencia en todo. Los egos familiares se consolidan y se forman pequeños clanes en donde no se permite que ningún extraño interrumpa o irrumpa en su comodidad. La familia y los roles de trabajo son defendidos para los propios descendientes.

Cree que merece todo lo que tiene, y aquí entra al juego del Dios misericordioso: "Dios me lo ha dado porque lo merezco". Aún no sabe que su ego es su gran facilitador. El positivismo es su gran aliado y así, con este aliado, él cree alcanzar todo lo que su ego demanda. Subir su nivel de vida es tener más, comprar más, divertirse más, atesorar más. Estar bien es ganar más. Si al ego se le quita la comodidad, no sólo física-material, sino también emocional, en donde está basada su seguridad, éste se colapsa porque el ego cada vez quiere ser más próspero. Y, este es el gran dilema de este nivel.

Está visto, que el bien se refiere a tenerlo todo, y el mal son los obstáculos para obtener lo que se desea.

Te Invitamos a conocer las actividades que tenemos en

Casa TH próximamente para ti:



ThetaHealing Basico del 10 al 12 de Febrero

ThetaHealing Avanzado del 17 al 19 de Marzo

Meditación Om 3 de Marzo

El Fundamento Barras de Access del 3 al 6 de Febrero


ENTRADAS RECIENTES