La Fe


Es la segunda fuerza más importante después del amor, es la certeza de lo que se espera, o la convicción de lo que no se ve, las palabras certeza y convicción nos indican la clase de fe que se requiere, es decir, ya sabes lo que esperas y estás convencido de lo que vas a ver manifestado, es importante saber hasta donde llega mi fe, porque así como esperas es como se te da.


Todo el mundo conoce el dicho y lo repite a menudo “La fe mueve montañas”, no sabe en realidad lo que significa, ni por qué ni cómo es eso, que la fe mueve montañas.


Pocos saben que el temor también mueve montañas. El temor y la fe son una misma fuerza. El temor es negativo y la fe es positiva. El temor es fe en el mal. O sea, la convicción de que va a ocurrir lo malo. La fe es la convicción de que lo que va a ocurrir es bueno, o que va a terminar bien. El temor y la fe son las dos caras de una misma moneda.

Tú jamás temes que te vaya a suceder algo bueno. Ni tampoco dices jamás “que tienes fe en que te va a ocurrir lo malo”. La fe siempre se asocia a algo que deseamos; y no creo que tú desees el mal para ti. Al mal le temes ¿no es así?


TODO LO QUE TÚ TEMES LO ATRAES Y TE OCURRE, y cuando te ocurre, generalmente dices: “Ajá, yo lo sabía, Lo presentí”, lo que en realidad ha sucedido es que lo pensaste con temor. ¿Lo presentiste? Claro. Lo presentiste. Tú mismo lo estás diciendo. Ya tú sabes que todo lo que se piensa sintiendo al mismo tiempo una emoción, es lo que se manifiesta o se atrae. Tú lo anticipaste y lo esperaste. Anticipar y esperar es fe.


¿Qué te impide usar la fe para todo lo que tú desees? ¿amor, dinero, salud, etc.?

Es una ley natural. Es una ordenanza divina. Las siguientes palabras ya las conoces:

“TODO LO QUE PIDAS EN ORACIÓN, CREYENDO, LO RECIBIRAS” o “TODO LO QUE PIDAS ORANDO, CREE QUE LO RECIBIRAS Y VENDRÁ”.

Recuerda “La fe es la certeza de lo que se espera, la convicción de lo que se ve”.


Todos tenemos fe, porque la fe es energía pero, debido a las limitaciones la convertimos en temor.


La fe es convicción, seguridad; pero éstas tienen que estar basadas en el conocimiento de algo. Ahora sabes que cuando deseas algo, si temes no obtenerlo, no lo obtendrás. Si lo niegas antes de recibirlo, no lo obtendrás porque de antemano lo negaste.

Pide con Fe, con confianza, con certeza, confía y luego.....sólo suelta y da gracias.




ENTRADAS RECIENTES