Nuestros más profundos Miedos


El miedo es una emoción que es innata en nosotros, podemos creer que es malo sentir miedo, y asociar el miedo con debilidad, sin embargo el miedo real tiene un papel fundamental en nuestra vida "protegernos", el miedo muchas ocasiones nos ayuda a sobrevivir, pero es de vital importancia darnos cuenta cuando el miedo que experimentamos mas que protegernos o ayudarnos nos está paralizando o bloqueando.

El Ser Humano experimenta 4 miedos básicos:

Al vacío, a la nada, a estar perdido a estar desconectado de la Fuente, de estos miedos se derivan todos los demás que pueden llevarnos a quedarnos estancados o paralizados por la misma emoción.

- El miedo a la soledad es muy común, el ego nos puede hacer sentir que estamos solos, aun sabiendo que en el mundo hay miles de millones de habitantes, sin llegar a comprender que la soledad es una oportunidad de auto conocimiento, de crecimiento que bien aprovechada puede llevarnos a generar cambios que atraigan a nosotros personas más afines. Cuando aprendemos a través de la soledad a conocernos podemos darnos cuenta que nuestro Espíritu desea recordarnos que somos parte del Todo, que siempre formamos y formaremos parte de la Fuente.

- El miedo a la escasez, vivimos en un Universo abundante, sin embargo nuestras emociones no nos permiten muchas veces superar el miedo a estar escasos, carentes de dinero, oportunidades o recursos, el desconfiar en esa Abundancia Ilimitada del Universo nos lleva a crear nosotros mismos, aunque no lo creas la escasez, entre más escasos nos sentimos, y más miedo tenemos a que nos falte así será. Cuando agradecemos lo que tenemos sea mucho o poco generamos desde este agradecimiento un sentimiento de Confianza que hará que el Universo nos dé más cosas por las cuales sentirnos agradecidos.

- El miedo a la enfermedad, es un desequilibrio de nuestra conciencia. Platón dijo "Mente Sana, Cuerpo Sano" el miedo y la enfermedad inician en nuestra psique, así que si no queremos ver la enfermedad manifestada, es necesario ocupar nuestra mente con pensamientos positivos, y como el pensamiento nos da una emoción, se vuelve también necesario sanar nuestras heridas emocionales, miedos, culpa, resentimientos, etc.

- El miedo a la muerte, este miedo se supera cuando tu meta es proyectarte en la Trascendencia de tu entrega, bondad, generosidad, desprendimiento, altruismo, amor en los corazones de todas y cada una de las personas con los que hiciste contacto en esta vida. Si hoy fuera tu último día en este plano? te irías tranquilo, sabiendo que has hecho lo que has querido hacer, sabiendo que has cumplido con tu misión, dejas huellas positivas en los corazones de la gente que conoces? Te sientes satisfecho de lo que ha sido tu vida? No sabemos cuando nos llegaría ese día, así que aunque suene muy trillado el vivir cada día como si fuera el último, si realmente viviéramos día a día con plena conciencia que nuestro paso en este plano es temporal aceptaríamos la muerte como un proceso de transición sin temerle.


ENTRADAS RECIENTES